Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10 abril 2016

Dieta Depurativa

Limpieza de Primavera

La naturaleza se despierta del letargo, todo está alegre, despierto, colorido, reluciente, exuberante. Pero a algunos humanos, especialmente a algunas humanas, nos deprime, nos baja la energía, nos agota, nos produce alteraciones hormonales, alergias y astenias.

Una de las cosas que se nos recomienda es la famosa “limpieza primaveral” del hogar, abrir ventanas, ventilar, eliminar trastos inútiles, hacer limpieza de armarios y regalar todo aquello que no hayamos usado en un año; y limpieza a fondo de toda la casa, incluyendo cristales, azulejos, filtros del aire acondicionado, ventiladores del techo, y retirar todos los muebles y estanterías y limpiar bien por detrás de ellos. También se nos recomienda hacer una limpieza energética con cedro, enebro, pino, ciprés, palo santo, tomillo, limón, vinagre, eucalipto… Pero claro, si estamos asténicas, qué pereza, ¿no? Casi mejor optamos por la Ley del Mínimo Esfuerzo; o por sentarnos a meditar que nos calmará emociones y sistema hormonal, y a tomar el sol que nos llenará de vitalidad y vitamina D.

Pero además necesitamos que nuestro hígado (el elemento madera que corresponde a la primavera según la Medicina China) esté en plena forma y con buena energía para los cambios que se avecinan. Para ayudar al hígado y a su energía, conviene no sobresaturarlo con toxinas como alimentos grasos, lácteos, alcohol o azúcar. Otra glándula a tener muy en cuenta y muy relacionada con el hígado es la tiroides, un órgano productor de energía que además se encarga de aportarnos alegría de vivir. Si no funciona correctamente, no hay energía ni ganas de hacer nada, ni estímulos ni motivación; y sin energía no es posible poner a punto al hígado.

Sugerimos realizar esta Dieta de Desintoxicación de una semana, junto con dos litros de agua y té verde; dieta suave y ligera para ayudar al hígado a eliminar y depurar toxinas:

Primer día: dieta líquida, licuados de alimentos crudos mezclando una fruta, una raíz y una hoja de verdura (manzana o pera, con remolacha o zanahoria y con una hoja de acelga, espinaca o col). Evitar frutas ácidas que se deben tomar solas. Y descansar.

Segundo día: dieta también líquida, con caldos depurativos de verduras y hortalizas, repollo, cebolla, zanahoria y apio. Sin sal y con unas gotas de limón, a lo largo de todo el día.

Tercer día: arroz integral rojo, rico en antioxidantes, gomasio (sésamo tostado con sal marina) y té bancha. Para llenarte de energía y eliminar radicales libres.

Del cuarto al séptimo día: arroz integral rojo con gomasio y con verduras al vapor, además de frutas y ensaladas de verduras y hortalizas como las que proponemos a continuación:

Apio, que aporta pocas calorías e hidratos de carbono, y muchas vitaminas (B, C y E) y minerales (calcio, potasio, fósforo y magnesio). Es un alimento diurético y laxante, tónico y estimulante, saciante y anti-inflamatorio, que ayuda a combatir el reuma, la artritis, la fiebre y los gases. El jugo o licuado de apio tomado a diario rompe incluso cálculos renales y biliares, disminuye la presión arterial, dilata los vasos sanguíneos, y ayuda a combatir el insomnio. Si en las ensaladas añades, además de los tallos, las hojas te nutrirás de vitamina A. El caldo de apio te ayudará a adelgazar, a eliminar toxinas y a facilitar el tránsito intestinal.

Kale o col rizada: más que un super-alimento, un supra-alimento, esta crucífera, “prima” de la coliflor y el brócoli, es riquísima en antioxidantes, betacarotenos y otros fitonutrientes, fibra, calcio, hierro, vitamina K y C para el sistema inmunológico y vitamina A para la piel y la vista. Regula el azúcar, es un antiinflamatorio natural rico en omega 3 y 6, y de bajo aporte calórico.

Zanahoria: mejor cruda, así no eliminarás sus beneficiosas propiedades nutritivas. Es saciante, diurética, antianémica, antioxidante, inmunoestimulante, digestiva y aporta aminoácidos y betacarotenos (pro-vitamina A) para la vista, vitamina C, potasio, calcio, fósforo y hierro. Esta humilde raíz previene enfermedades degenerativas y anemia, reduce colesterol y triglicéridos, combate el estreñimiento, mejora la visión, cuida la piel, protege la epidermis, mejora la salud del cabello, combate cólicos, elimina toxinas, refuerza nuestras defensas, y además ayuda a desintoxicar el hígado. Para aliviar la acidez de estómago y combatir úlceras gástricas, toma zanahoria de postre.

Alcachofa: disminuye colesterol y triglicéridos en sangre; es un depurador natural y digestivo de las grasas, combatiendo su acumulación y contribuyendo a la pérdida de peso. Es diurética, promueve la expulsión de toxinas del organismo y depura los riñones. Combate la anemia, la hipertensión y el endurecimiento de arterias (arteriosclerosis), y reduce glucosa en sangre. Puedes prepararte agua de alcachofa, con un litro de agua y dos o tres alcachofas cortadas en trozos; dejar hervir 5 minutos, reposar otros 5 y colar. Tomar sin azúcar a lo largo del día.

Otros alimentos para desintoxicar el hígado son la cúrcuma, el ajo, el pomelo, el té verde, el rábano, las remolachas, los aguacates, las manzanas, los espárragos y la col lombarda con sus antocianinas -flavonoides azules, potentes antioxidantes-, que nos protege el sistema cardiovascular y favorece la vista, y las verduras de hoja verde como las acelgas, diuréticas, depurativas y desintoxicantes, y llenas de antioxidantes. Adereza tus ensaladas con limón y aceite de oliva virgen extra, aderezo que por sí solo ya es un excelente depurativo de hígado.

Anuncios

Read Full Post »